sábado, 22 de enero de 2011

EL PROGRAMA VOSTOK DE LA URSS

 El programa Vostok fue desarrollado ingeniosamente por la ex-URSS,
también denominado Ex Unión Soviética


DESCRIPCION DEL PROGRAMA VOSTOK (1961-1963)

Al igual que los estadounidenses, que habían comenzado el programa Mercury, los soviéticos diseñaron un plan para colocar a un hombre en órbita. Este proyecto se bautizó como Vostok, y dio sus frutos varios meses antes que el norteamericano. De hecho, gracias a este programa los rusos fueron los primeros en colocar un hombre en órbita, el 12 de abril de 1961. Ese día, el famoso cosmonauta Yuri A. Gagarin, dio una vuelta alrededor de la Tierra en su cápsula del Vostok 1, puesta en órbita por el cohete SL-3, que permitía al astronauta ser expulsado de la cápsula en caso de emergencia. Sin embargo, el cosmonauta no tenía prácticamente ningún control sobre la nave, que era manejada a distancia por los ingenieros y técnicos soviéticos.
 
Después de este vuelo tuvieron lugar cinco misiones más en el programa Vostok. El Vostok 2 fue lanzado cuatro meses más tarde, el 6 de agosto. En comparación con el vuelo de Gagarin, que duró 1 hora y 48 minutos, éste realizó 17 órbitas en un vuelo de algo más de 25 horas de duración.
Las naves Vostok 3 y Vostok 4 fueron lanzadas el 11 de agosto de 1962, y orbitaron ambas dentro del campo de visión de la otra. El vuelo del Vostok 3 duró 94 horas.
 
Las dos misiones restantes, Vostok 5 y Vostok 6, orbitaron también en pareja. El Vostok 5 despegó el 14 de junio de 1963, y fue seguido dos días después por el Vostok 6, tripulado por la primera mujer astronauta, Valentina V. Tereshkova, Ambas cápsulas llegaron a situarse a menos de cinco kilómetros de distancia. Tereshkova realizó en este vuelo 48 órbitas alrededor de nuestro planeta.

A continuación  una representación esquemática de las naves utilizadas en este programa espacial, por la ex-URSS:





Fuente:

  • Contenido e imagen:  www. intercosmos.iespana.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No utilice palabras inadecuadas o comentarios ofensivos, puesto que nos veremos obligados a no hacerlos público; esto, por consideración a los lectores, que no necesariamente comparten estos usos.